La lactancia también protege a la madre que amamanta

Relación actualizada de diversos estudios científicos que evidencian el efecto protector, ante diferentes patologías, en la mujer que ha dado el pecho.

El informe técnico de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) sobre lactancia materna, publicado en junio del 2022, aporta resultados acerca de la reducción significativa del riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, artritis o cáncer. 

Si en el anterior artículo hablamos del efecto protector de la lactancia materna ante trastornos pediátricos, en esta ocasión os trasladamos los resultados evidenciados en la madre que amamanta.

Artritis reumatoide y lactancia materna

La artritis reumatoide (AR) afecta aproximadamente al 0,5%-1% de la población adulta, siendo más común entre mujeres. Es una enfermedad articular inflamatoria autoinmune, y produce dolor, deformidades y limitación de movimiento en las articulaciones. La inflamación de las membranas que recubre dichas articulaciones acaba dañando el cartílago, el hueso, los ligamentos y los tendones.

El tratamiento de esta enfermedad debe ser multidisciplinar y, en general, se consiguen buenos resultados. Sin embargo no existe una cura definitiva, y tampoco se conoce su etiología. Por lo que es importante saber cómo reducir el riesgo de padecer artritis reumatoide. 

Este metanálisis de seis estudios, asoció un menor riesgo (32%) de AR en mujeres que han amamantado. Además, en el análisis de dos subgrupos se pudo diferenciar un incremento en la reducción del riesgo (hasta un 42%) si la lactancia duró más de 12 meses.

Por supuesto, con artritis reumatoide se puede amamantar sin que resulte alguna contraindicación, de hecho también se protege al bebé de padecer artritis reumatoide. Además, la mayoría de los medicamentos para su tratamiento son compatibles con la lactancia. 

Cada año de lactancia reduce un 9% el riesgo de padecer diabetes

Los bebés que no han sido nunca amamantados tienen el doble de posibilidades de desarrollar diabetes mellitus tipo 1, pero la lactancia también protege a la madre que amamanta. En este caso, la evidencia científica determina que dar el pecho durante más de 12 meses supone un 30% menos de riesgo de padecer diabetes, en comparación con lactancias más cortas. Además, también disminuye las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2 en un 32%. Y, por cada año de lactancia de por vida, este riesgo se reduce un 9% más, según un metanálisis de nueve estudios

En cuanto a la diabetes gestacional, aquella que se diagnostica por primera vez durante el embarazo, la mujer que amamanta durante un tiempo más prolongado, también está más protegida de desarrollar diabetes tipo 2 durante los próximos cinco años tras el parto.

La lactancia materna disminuye los casos de hipertensión

Amamantar durante más de 12 meses reduce el riesgo de padecer una tensión arterial alta en un 13%, en comparación con aquellas mujeres que dieron el pecho durante menos tiempo. Estos datos se revelaron de un metanálisis de cinco estudios. Además, otro metanálisis con 444.759 participantes asoció un incremento en la reducción de dicho riesgo cuanto mayor sea la duración de la lactancia. En concreto, los porcentajes resultantes fueron: un 8% en periodos entre cero y seis meses de lactancia, 11% entre seis y 12 meses, y un 12% si el periodo es mayor a 12 meses, en comparación con madres que nunca amamantaron. 

Metanálisis que muestra la asociación entre la lactancia materna y la hipertensión.

En aquellos casos de hipertensión en madres lactantes, esta patología no supone ningún impedimento para lograr una lactancia materna exclusiva durante el tiempo deseado. Todos los medicamentos utilizados para controlar la presión arterial son compatibles, necesitando incluso una menor dosis de diuréticos debido a que el pecho es un órgano excretor que produce en torno a 1 litro al día.  

Prevenir el cáncer materno gracias a la lactancia

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad, siendo el cáncer de mama el que se diagnostica con mayor frecuencia. Más de 100.000 casos de cáncer (de cualquier tipo excepto tumores cutáneos no melanoma) se identifican en mujeres en España cada año.

Aunque gracias al diagnóstico precoz y el avance en los tratamientos la mortalidad del cáncer se ha reducido, es preciso invertir más en investigación tanto para la curación como para la prevención. Y es aquí donde la lactancia materna puede jugar un papel muy importante, ya que se ha comprobado que amamantar se asocia a un menor riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer. 

Por ejemplo, esta revisión extrajo la conclusión de que existe una mayor asociación en la protección contra el cáncer con la lactancia materna exclusiva que con la lactancia mixta. El riesgo de padecer cáncer de mama se reduce un 7% en aquellas mujeres que amamantaron menos de seis meses y en un 26% si la lactancia dura más de 12 meses.

Proteccion madre
Proteccion madre

Este otro metanálisis determinó que cualquier tipo de lactancia materna disminuye el riesgo de sufrir cáncer de ovarios en un 30%. Y este metanálisis de 19 estudios encontró la evidencia de que con cada mes de lactancia materna, la mujer que amamanta reduce un 2% la probabilidad de padecer este tipo de cáncer.

También se han evidenciado resultados positivos respecto al cáncer endometrial, cuyo riesgo se reduce en un 11% con cualquier lactancia según un metanálisis del Epidemiology of Endometrial Cancer Consortium. Igualmente, las mujeres que dan el pecho también están más protegidas contra el cáncer de tiroides, según un metanálisis de nueve estudios, disminuyendo un 2% el riesgo de padecerlo por cada aumento de un mes de lactancia materna. 

Proteger la lactancia materna

Con todos estos datos, nuevamente, resulta de vital importancia insistir en la formación y el correcto acompañamiento de las mujeres embarazadas que desean amamantar para que, ya desde el momento del nacimiento, la lactancia se establezca correctamente. Y, comprobado que a mayor duración de la lactancia menor es el riesgo de padecer determinadas enfermedades, este acompañamiento debería continuar a lo largo de los meses y años que tanto la mamá como el bebé lo necesiten, previniendo complicaciones y resolviendo eficazmente aquellas que puedan surgir. 

Si te ha gustado esta entrada puede que también te guste…

Tratamiento clínico del espectro de la mastitis

Tratamiento clínico del espectro de la mastitis

¿Cómo manejar los diferentes casos de mastitis? Actualización de la Academia de Medicina de Lactancia Materna En mayo de 2022 la ABM (American Breastfeeding Medicine) publicó un nuevo protocolo sobre el tratamiento de la...

leer más

Artículo escrito por…

Lola Barzdevics

Lola Barzdevics

Asesora de Lactancia

Mamá y periodista.

Artículo revisado por…

Dra. Carmen Vega

Dra. Carmen Vega

Madre de 5 hijos amamantados.
Médico de Familia y consultora internacional de lactancia (IBCLC).

Autora del libro: Lactancia Materna, Casos Reales de Superación.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola! Soy Carmen Vega.

Madre de 5 hijos amamantados.
Médico de Familia y consultora internacional de lactancia (IBCLC).

En mi blog, hablo sobre un tema apasionante para mi, la lactancia.

Espero que te guste lo que lees, y si tienes cualquier duda, ¡escríbeme!

Estos son mis cursos:

Apúntate a nuestra newsletter

Suscríbete para recibir el contenido más Lactualizado

¡Estupendo! Pronto tendrás noticas nuestras en tu bandeja de entrada