Enfermedad por reflujo gastroesofágico y anquiloglosia

¿Están relacionados?

La regurgitación en un bebé es un motivo de consulta frecuente en las consultas de pediatría. Pero, ¿cuándo hay que preocuparse? ¿Es normal que un bebé ‘eche’ algo tras las tomas?

Para empezar, debemos hacer una diferenciación entre reflujo gastroesofágico (RGE) y enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). Estos términos muchas veces se utilizan indiscriminadamente, pero son conceptos diferentes y por tanto, es importante saber distinguirlos, ya que el tratamiento es diferente. Además, esta confusión de términos lleva en muchas ocasiones a utilizar medicación de forma innecesaria, e incluso a hacer pruebas diagnósticas que no están indicadas. 

Para la definición de ambos términos, nos basaremos en la información que proporciona The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK). Y la American Academy of Pediatrics ( AAP). 

Para la NIDDK, el RGE aparece cuando el contenido del estómago se devuelve al esófago. En el caso del ERGE los síntomas son más graves y duraderos y con el tiempo puede causar síntomas repetidos y complicaciones.

Para la AAP, el reflujo aparece por el movimiento del contenido del estómago en el esófago, y a veces en la boca y nariz. Si este reflujo se asocia con otros síntomas o persiste trás la infancia se considera ERGE. 

El reflujo suele aparecer entre las 2 o 3 semanas de vida y su pico aparece entre los 4 y 5 meses, pudiendo perdurar hasta los 12 meses de vida.

En definitiva, el reflujo gastroesofágico es el paso de contenido del estómago al esófago, sin que por ello provoque ningún tipo de malestar ni sintomatología. (Es lo que se conoce como bebé regurgitador feliz).

Cuando además hay sintomatología como: escasa ganancia de peso, irritabilidad y llanto, crisis de sofocación, en ese caso estaríamos hablando de Enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Cuando hay simplemente reflujo, puede mejorar con las medidas posturales: 

  • Mantener al bebé erguido después de las tomas. El porteo ergonómico es una herramienta que puede ayudar muchísimo en estos casos.
  • Incorporar un poco el cabecero de la cuna o del carro para que la cabeza quede un poco más alta que el cuerpo
  • En bebés que toman leche de fórmula se puede cambiar la leche a una especial antirreflujo. Si el bebé toma lactancia materna, este cambio lógicamente no es necesario. 

Es importante no olvidar estas recomendaciones. Ya que entender esto, implica comprender cómo eliminando los factores que potencien dicho reflujo, se podría acabar con el problema.

Cuando nada de esto mejora la sintomatología, se puede utilizar medicación que suele ser omperazol en fórmula magistral.

Pero ¿Cómo funciona el aparato digestivo de un bebé?

Existe una válvula o anillo en la parte superior del estómago, llamado esfínter esofágico inferior. Esta válvula no está completamente desarrollada y permite el paso del contenido del estómago al esófago, cuando el estómago está lleno o se hace algún cambio postural. Este contenido se mezcla con los ácidos del estómago, provocando regurgitaciones y acidez. 

Podríamos entender por tanto, que el ERGE es un reflujo que ha debilitado y dañado el esfínter esofágico. En algunas ocasiones, este ácido sube por el esófago pero no sale al exterior por la boca, es decir, el bebé no lo regurgita, sino que lo vuelve a tragar, dañando de nuevo el esófago. Esto es lo que se conoce con Enfermedad por reflujogastroesofágico oculto, y es más difícil de diagnosticar por los profesionales.

¿Cómo podemos diferenciar si el bebé sufre RGE o ERGE?

  • Se niega a comer
  • Llora o se arquea mientras come
  • Muestra un estómago distendido o duro
  • Existe una baja ganancia de peso
  • Se muestra irritable
  • Postura en extensión para dormir, con la cabeza hacia atrás

¿ Y qué tiene que ver el frenillo lingual corto/anquiloglosia con el reflujo o la enfermedad por relfujo?

Existen estudios que recogen un sobrediagnóstico de ERGE y por tanto una sobremedicación de bebés por este tema. Además si hacemos una valoración de los síntomas que se producen con un ERGE, veremos que comparten muchos de ellos con los producidos por un frenillo sublingual corto:

  • Escasa ganancia de peso
  • Bebé que se arquea o llora durante la toma
  • Irritabilidad
  • Rechazo del pecho o queja 
  • Regurgitaciones.

Sabemos que existe una relación directa entre el frenillo sublingual corto y la entrada de aire (aerofagia)  que puedan aumentar el reflujo. La aerofagia es poco estudiada aunque podemos ver la estrecha relación entre esto y la anquiloglosia en el siguiente artículo: 

Cuando el bebé intenta agarrarse al pecho materno y no consigue hacer un vacío completo, por la falta de movilidad de la lengua ( anquiloglosia), puede aumentar la cantidad de aire que se traga ( aerofagia). Esto provoca que el estómago esté distendido o duro, lo que a su vez implica gases/cólicos y reflujo que pueden llegar hasta la nariz y la boca. Estos bebés suelen hacer la toma con muchos chasquidos, porque se les escapa el pecho o el biberón debido a que la movilidad de la lengua no es adecuada. Incluso, muchas veces han de parar la toma para expulsar gases para así poder continuarla después. También, muchas mujeres suelen referir que notan el paso de aire por el sistema digestivo del bebé mientras están mamando. En todos esos casos hay que plantearse la posibilidad de una anquiloglosia o frenillo lingual corto.

En los casos de bebés con frenillo sublingual corto, se aprecia como la frenectomía reduce o elimina en gran medida el reflujo en los bebés que lo padecen. Evitando de esta manera hacer diagnósticos de ERGE que provocan una sobre medicación innecesaria. Ya que los síntomas que aparecen pueden llevar a equívoco a muchos profesionales. Y es que el reflujo inducido por aerofagia es diferente al RGE o al ERGE. Y este desconocimiento es el que provoca que muchos/as bebés sean medicados, como si de una ERGE se tratara.

En el estudio anteriormente citado, de los 1.000 pacientes estudiados, el 52,6% tuvieron una mejoría de los síntomas de reflujo dentro de la primera semana después del procedimiento. Llegando a reducir o eliminar la medicación que tomaban hasta el momento. El 28,3 % no tuvieron cambios. Entendiendo que existe otra causa para el reflujo. Y el 19,1 % mostraron una mejoría aunque no se pudieron abandonar los medicamentos.

Y tras estos datos ¿Cómo sabremos si el bebé sufre ERGE, o es un reflujo provocado por la entrada de aire, debido a una anquiloglosia?

Pues llevando a cabo una valoración, donde tras evaluar al bebé de forma objetiva con alguna escala de valoración, por ejemplo: Hazelbaker y si fuera necesario, recomendadar intervenir. Podríamos interpretar si tras la frenectomía continúan los síntomas o han desaparecido. Y en ese caso, sí deberían ser tratados con medicación o realizar otras pruebas diagnósticas.

Si te ha gustado esta entrada puede que también te guste…

Lactancia materna en circunstancias especiales

Lactancia materna en circunstancias especiales

En la inmensa mayoría de los casos, la lactancia materna sigue siendo la opción más óptima para la alimentación infantil. También en casos especiales como infecciones en la madre, bebés prematuros e incluso desastres...

leer más

Artículo escrito por…

Paula De la Torre

Paula De la Torre

Asesora de Lactancia

Madre de una niña lactante. Asesora de lactancia. Especialista en anquiloglosia y su relación con la lactancia materna. Asesora de porteo. Creadora de lateta lactancia. Trabajadora social.

Artículo revisado por…

Dra. Carmen Vega

Dra. Carmen Vega

Madre de 5 hijos amamantados.
Médico de Familia y consultora internacional de lactancia (IBCLC).

Autora del libro: Lactancia Materna, Casos Reales de Superación.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola! Soy Carmen Vega.

Madre de 5 hijos amamantados.
Médico de Familia y consultora internacional de lactancia (IBCLC).

En mi blog, hablo sobre un tema apasionante para mi, la lactancia.

Espero que te guste lo que lees, y si tienes cualquier duda, ¡escríbeme!

Estos son mis cursos:

Apúntate a nuestra newsletter

Suscríbete para recibir el contenido más Lactualizado

¡Estupendo! Pronto tendrás noticas nuestras en tu bandeja de entrada